lunes, 3 de octubre de 2016

Los Nukak Makú, en vía de extinción




HISTORIA 
La comunidad indígena de los Nukak son una rama de la familia Maku, indígenas nómadas que viajaron por muchos años por el noreste del río Amazonas, exactamente en la zona donde coinciden Colombia, Perú y Brasil. Según estudios antropológicos, se cree que hoy sólo viven unas pocas docenas en lo profundo de la selva. 
Se desplazan constantemente, por lo que pasan sólo unos pocos días en un lugar concreto.
Al llevar una vida tan nómada, tienen pocas posesiones y todas pueden ser transportadas con facilidad.



Pieza Digital (wordcloud, hecho con Tagxedo)



LENGUA

Los Núkâk hablan una lengua tonal, que forma parte de la familia Makú-Puinave, y está estrechamente relacionada con la lengua de los Kâkwa, Cacua o Bara-Makú, hablada en el Querarí y Papurí, cuenca del Vaupés.
Se resalta que este pueblo es monohablante, por lo tanto, se le dificulta comunicarse en alguna lengua diferente a la suya. A continuación algunas de las palabras usadas por ellos.




CULTURA Y POLÍTICA

La organización interna de éste grupo indígena, responde a sus principios ancestrales de supervivencia y al desarrollo de las actividades tradicionales. 
La unidad familiar constituye un componente de orden y capacidad de control social y político, ya que cada uno de los clanes cuenta con un jefe o mayor, el cual orienta el colectivo bajo su potestad. Las actividades ceremoniales son una expresión de organización interna, la cual gira en torno a las costumbres propias. 
En su cotidianidad es generalizado del uso de pinturas en los rostros con figuras significativas para su cultura.





ALIMENTACIÓN

Los nukak makú, son cazadores y recolectores. Cazan, especialmente diversas especies de monos, y también aves  con cerbatanas construidas de tallos de palma y dardos con curare, el veneno especial para paralizar la víctima; usan además la cerbatana con tabletas llenas de látex para cazar aves pegando sus plumas y alas en pleno vuelo.

Se acostumbra que las mujeres lleven objetos más pesados, y los hombres son los encargados de los instrumentos de caza. Su ruta generalmente está marcada por las corrientes de agua, por lo que se les encuentra en cercanías de caños o arroyos.




ACTUALIDAD

Hoy en día los territorios de los nukak está invadida por la cocaína y la violencia sangrienta de la guerra.
La guerrillas, los paramilitares y el ejército colombiano tienen tropas en la tierra de los nukak luchando por la coca, la materia prima de la cocaína.
Como resultado, muchos de ellos, se han visto obligados a huir de sus hogares y buscar refugio en las afueras de la ciudad más cercana que es San José del Guavire. 
La situación es especialmente preocupante para los niños, a quienes se les ha sometido a la orfandad y la desprotección.


Por último, comparto con ustedes éste documental en el que se hace una pequeña explicación de las razones por la que ésta comunidad indígena colombiana está desapareciendo y se encuentra en vía de extinción.



CIBERGRAFÍA

domingo, 2 de octubre de 2016

La interminable lucha de los U’wa contra el petróleo

La interminable lucha de los U’wa contra el petróleo


Imagen del campamento donde los U'wa impiden el acceso a los operarios de Ecopetrol.


Todos quieren el territorio U’wa. Los bolsones de petróleo que atesora han sido objeto de proyectos desde los años 80 pero ahora, este pueblo superviviente se enfrenta al propio país en el que ha quedado enclavado su territorio: Colombia. La Autoridad Nacional de Licencia Ambiental (ANLA) le dio permiso en 2012 a la empresaestatal Ecopetrol para iniciar el programa de exploración Magallanes, en la vereda Troya, corregimiento Samoré, municipio de Toledo(departamento de Norte de Santander). La ANLA certificó que en la zona no vivían comunidades indígenas. La ceguera occidental y colonial es evidente, aunque no parece que sea casual.
El área de exploración petrolera es territorio ancestral de las comunidades de Uncasías (Sisiará), Tamarana (Sútota) y de Segovia (Onkasa) y se trata de un territorio contiguo al Resguardo Unido U’wa, está inmerso en la Reserva Forestal del Cocuy, creada mediante la Ley 2ª, de 1959. Se trata de una zona considerada por los U’wa como sagrada y donde se encuentran los “guardianes naturales”.
Los territorios U’wa de Norte de Santander están cruzados por los intereses energéticos del Estado. La ANLA parece obviarlo, pero la guerrilla lo tiene claro. De hecho, el pasado 25 de marzo dinamitó un tramo del estratégico oleoducto Caño Limón-Coveñas y estogeneró un irreparable daño ambiental, la pérdida de un bebé de una mujer u’wa a la que afectó la onda expansiva. El crudo se derramó en la quebrada La China, a sólo 100 metros de donde habita una comunidad u’wa y esto ha terminado de levantar a estas comunidades, acostumbradas a luchar contra los invasores.

“Fuera del territorio”
En este momento, los U’wa mantienen bloqueado el acceso a lazona y no permiten la entrada de los operarios que pretenden reparar el oleoducto, también propiedad de Ecopetrol. Las condiciones para permitir ese trabajo son claras: el estado se debe comprometer aparar el proyecto Magallanes, a desviar el oleoducto para que no pase por los territorios u’wa, y debe reconocer “y reparar” los daños causados a la comunidad.
Por su parte, el Gobierno se ha anclado en la retórica del diálogoy en un comunicado oficial anunciaban el desembarco de tres ministros (Energía, Interior y Medio Ambiente): “En un nuevo intento para dialogar con la comunidad Uwa, tendiente a disuadirla para que permita el acceso a los operarios para reparar la rotura (…). Se trata, además, de atender el llamado de los líderes indígenas para que el Gobierno Nacional atienda sus requerimientos y de esta manera, acceder a la urgente reparación del daño infligido y conjurar el riego al que está expuesta la propia comunidad”. La sinceridad del Gobierno y su interpretación de los “requerimientos U’wa” son dudosos.
Amazon Watch, organización internacional que ha acompañado a los U’wa desde 1997, ha denunciado los fuertes vínculos entre Ecopetrol, la empresa estatal de hidrocarburos, y los inversores estadounidenses. Es más, recuerda que hace poco el Banco estadounidense de Exportación e Importación acaba de darle un aval para un crédito de 1.000 millones de dólares que le permita enfrentar megaproyectos como el Magallanes.
Los U’wa, a través de ASOU’WA, la Asociación de Autoridades Tradicionales y Cabildos, han manifestado su voluntad de dialogar pero también han recordado a la opinión pública como el Gobierno ha ignorado de forma continua sus exigencias.

20 años después
Los U’wa se articulan en 17 comunidades que reúnen a unas 6.500 personas en los departamentos colombianos de Arauca, Boyacá, Santander y Norte de Santander.
A finales de los años ochenta del siglo pasado conocieron a los nuevos invasores, que entonces llegaron con la marca de laOccidental Petroleum (Oxy) y un permiso estatal para explotar el bloque Gibraltar en territorio u’wa. Entonces, en 1988, este pueblo originario se organizó, recabó apoyo de organizaciones nacionales e internacionales y puso en marcha una intensa campaña de opinión pública que terminó con la salida definitiva de la Oxy del territorio en el año 2002. 
Hoy, en 2014, los U’wa vuelven a defender sus territorios ante la codicia extractiva de quienes no entienden la cosmovisión originaria que obliga a este pueblo a defender la Madre Tierra.
En todo caso, ASOU’WA recuerda al gobierno que el nuevo Proyecto Magallanes “no ha tenido en cuenta las normas de carácter internacional, como lo es el Convenio 169 de la OIT, ratificado por Colombia mediante la Ley 21 de 1991, la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de septiembre de 2007. Así mismo, derechos de los Pueblos Indígenas consagrados en la Constitución Política de Colombia de 1991. Tampoco se ha considerado el Auto 004 de 2009, expedido por la Honorable Corte Constitucional, donde se establece que los U’was nos encontramos en peligro de extinción física y cultural”.
El auto de la Corte Constitucional al que se refiere ASOA’WA obligaba al Estado a negociar un plan de Salvaguarda que garantizara la pervivencia de este pueblo. En cambio, tres años después del auto de la Corte, se aprobó el proyecto Magallanes y todo lo que él conlleva.



La interminable lucha de los U’wa contra el petróleo

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Pueblos Nativos desconocidos de América. Pueblo ANDOKE en Colombia.

Pueblo ANDOKE en Colombia.



Ubicación geográfica


El pueblo Andoque es una comunidad indígena colombiana que actualmente habita al sur del departamento del Amazonas, más propiamente en Puerto Santader y cerca de las riberas del río Caquetá. También una parte de ellos hicieron asentamientos cerca del río Ampi-Yacu en el Perú. Tienen nombres como  poosíoho y  Paasiaja,  que lleva como significado “gente del hacha”. Es una población que poco a poco se ha ido extinguiendo y actualmente solo existen aproximadamente unos 600 de ellos. (Wikipedia, 2016)
http://www.onic.org.co/images/pueblos/andoque.jpg
 Historia
Según investigaciones este pueblo es famoso porque en la antigüedad pulían y le daban forma a una piedra especial hasta convertirla en una herramienta cortante y útil para sus labores cotidianas.

Es una etnia muy reducida y vulnerable por la acción esclavista a la que fue sometida a mediados del siglo XX,  y en la actualidad ha sido muy golpeada por la violencia, además de que su hábitat ha sido intervenida por las compañías caucheras. Esta situación los ha llevado a ponerse a salvo en zonas de custodia y así lograr la preservación de su lengua, sus conocimientos, formas de vida y costumbres

Economía
Practican una forma de cultivar la tierra muy particular, que consiste en realizar talas muy superficiales en medio del bosque, fertilizando el suelo con cenizas que obtienen de algunos árboles, también lo complementan con la caza y la pesca que lo hacen en forma moderada y prudencial.
Otro aspecto en el que basan su economía, es que son excelentes artesanos y sus productos son muy apetecidos por los demás en los mercados artesanales.

Cultura
Este pueblo es muy celosos con la esencia y los atributos característicos de cada ser y la relación que pueda establecerse entre  en ser humano y el entorno o región que habita. Son muy creyentes de las prácticas curativas por medio de rituales,  y a las personas experimentadas en estos asuntos, le atribuyen poderes para ejercer control sobre seres sobre naturales y sobre los componentes del universo. En cuanto a la transmisión del conocimiento lo hacen por medio de espectáculos bailables, y de esta manera prolongan su cultura de generación en generación. (Ministerio de Cultura, s.f)



Vivienda

Como vivienda utilizan una casa donde se agrupan varias familias, el cual llaman maloca y en torno a ella gira la vida social junto con los actos solemnes realizados en comunidad.
La maloca posee dos puertas, una de ellas es la principal,  y la otra funciona como complemento. También tiene un  lugar propio para los actos ceremoniales donde hombres y mujeres realizan sus rituales por separado dentro de la sociedad. La agrupación de tres malocas forman un resguardo con las viviendas a su alrededor de las familias de los clanes. (Martínez, s.f)


Lengua
El pueblo Andoque posee un sistema lingüístico que no depende de otro y es hablado por un número muy reducido, ya que gran parte habla muy bien el español.

Comparto el siguiente video sobre uno de los rituales celebrados por este pueblo







Referencia consultada.

- Martinez, A. (s.f). TodaColombia. Obtenido de http://www.todacolombia.com/etnias-de-colombia/grupos-indigenas/andoke.html

-Ministerio de Cutura. (s.f). Obtenido de http://www.mincultura.gov.co/areas/poblaciones/noticias/Documents/Caracterizaci%C3%B3n%20del%20pueblo%20Andoque.pdf

- ONIC. (2016). Obtenido de http://www.onic.org.co/pueblos/109-andoque

- Wikipedia. (10 de junio de 2016). Obtenido de https://es.wikipedia.org/wiki/Andoque


martes, 27 de septiembre de 2016

Pueblo indígena Nahuatl en México

Pieza digital comunidad Andoke - Colombia




LOS TOLUPANES, EL PUEBLO DEL GRAN CACIQUE CICUMBA

El pueblo del gran cacique Cicumba


Pueblo Tolupán, en la Montaña de la Flor. Honduras
Cicumba ha trascendido en la historia del pueblo Tolupán y hondureño por la valentía con la que se enfrentó a los conquistadores españoles. Era tan importante en el Valle de Sula que recibió apoyo de grupos Mayas de Yucatán para combatir a los españoles.


Junto con los indígenas Mayas que se dirigían al Valle de Sula en cincuenta canoas desde Yucatán para apoyar a Cicumba, también venía Gonzalo Guerreo un español que después de un naufragio, convertirse en esclavo y luego en esposo de una princesa Maya dedica su vida a entrenar al pueblo  Maya de esta región para enfrentar a los conquistadores españoles.
Es junto a este frente de resistencia dirigido por Cicumba, y a orillas del río Ulúa donde una flecha acaba con la vida de este personaje enigmático.
Cicumba intenta resistir tal ocupación, pero los españoles acompañados por otro grupo de indígenas, logro someterles, ponerlos prisioneros y hacerlos morir de hambre.

El pueblo del cual proviene Cicumba
El pueblo Tolupán o Jicaque (Xicacaque o Hicaque) habitaron el territorio hondureño desde tiempos remotos, su lengua es el “TOL” y se encuentra en estado de supervivencia.
A la llegada de los conquistadores españoles a Honduras, este grupo indígena opuso resistencia ante el conquistador Don Pedro de Alvarado en 1536. Al mando de un cacique cuyo nombre exacto se desconoce, pero que es citado como: “Cicumba”,  “Cocumba”,  “Soamba”,  “Joamba”, “Socremba” y otros.
La ubicación geográfica del pueblo Tolupán a inicios de la colonización es distinta a la ubicación geográfica actual debido al desplazamiento del cual fueron objeto debido a las persecuciones por parte de los conquistadores españoles.
Algunos especialistas ubican al pueblo Tolupán de la época prehispánica desde la desembocadura del río Ulúa hasta inmediaciones de Trujillo, hoy día existen diferentes localidades donde habitan miembros de este grupo; Yorito, El Negrito, Morazán, Victoria y Olanchito, en el departamento de Yoro y en los municipios de Orica y Marale en el departamento de Francisco Morazán.
“Por los rasgos históricos y etnográficos disponibles, se deduce que los tolupanes durante la época prehispánica, constituían un grupo cazador-recolector que se dispersaba por una amplia región y que su re-plegamiento hacia las zonas más abruptas del interior de la plataforma del caribe de Honduras se debe a la captura y explotación de que fueron objeto por parte de los conquistadores”. Anne Chapman “Los tolupanes de la Montaña de la Flor”.

Los tolupanes no son extremadamente religiosos. En la actualidad prácticamente han olvidado su religión ancestral o prefieren no divulgarla.
Las manifestaciones culturales cosmogónicas han desaparecido, salvo en la tribu de la Montaña de La Flor. Hay ausencia casi absoluta de manifestaciones artísticas.

En cuanto a las prácticas culturales, ceremonias y ritos de transición (nacimiento, adolescencia, muerte) han desaparecido. Los tolupanes de la Montaña de la Flor tienen la costumbre de velar a sus muertos en la cocina durante 24 horas, los tolupanes comen su alimento diario y beben café. El cadáver es envuelto en las mantas que ocupaba para dormir y así es enterrado. Sus pertenencias son depositadas en la fosa. Los tolupanes de la Montaña de La Flor no lloran a sus muertos durante la velación, nadie hace comentario alguno; simplemente reflexionan sobre lo que fue el difunto en vida.

Resultado de imagen para tolupanes
Varon de la etnia tolupan vistiendo Balandran
Actualmente se visten como los ladinos y solo en la Montaña de La Flor, se encuentran tolupanes que aún usan su traje tradicional llamado Balandrán. A pesar de sufrir una sustancial modificación de muchos elementos culturales y sociales, los tolupanes tienen conciencia de su pasado y paulatinamente, se integran al proceso de desarrollo nacional.

Su economía es de subsistencia, combinada con los estratos dominantes al interior de las tribus: los indios ricos y pequeños productores (economía mercantil simple). La economía tolupán vive un largo proceso de transición entre lo tradicional y lo moderno.


Fuentes
D. Rivas Ramón, Pueblos indígenas y Garífunas de Honduras, I Edición, editorial Guaymuras.
Racismo y exclusión, lastre de las etnias, Proceso Digital
https://www.google.hn/search?sourceid=chrome-psyapi2&rlz=1C1NHXL_esHN688HN688&ion=1&espv=2&ie=UTF-8&q=tolupanes&oq=tolupanes&aqs=chrome.0.69i59j69i61j0l4.3820j0j7#
https://www.google.hn/search?sourceid=chrome-psyapi2&rlz=1C1NHXL_esHN688HN688&ion=1&espv=2&ie=UTF-8&q=cicumba&oq=cicumba&aqs=chrome.0.69i59j69i60l2j0l2j69i60.2709j0j7#
http://www.unioncancun.mx/articulo/2014/09/09/educacion/gonzalo-guerrero-el-renegado-heroe-maya-y-su-amor-en-qroo